samedi 19 mai 2018

130- El espíritu de las plantas -12- Visión subterranea


EL ESPIRITU DE LAS PLANTAS – VISIÓN SUBTERANEA

Por este interesante artículo, publicado en 2016 en la revista digital New Scientist, Alice Klein nos transmite una sorprendente información sobre las capacidades insospechadas de las plantas.

“Las plantas “ven” bajo tierra canalizando luz hacia sus raíces.


¿Una iluminación? Las plantas parecen mandar la luz del sol directamente bajo tierra hacia las raíces para ayudarlas a crecer.

Los receptores de luz en los tallos, las hojas y las flores se conocen desde mucho tiempo por regular el crecimiento de la planta. Las raíces también tienen receptores, pero no se sabía cómo captan la luz en la oscuridad del suelo.

Detectar la luz en la oscuridad
Dr John Runions/Science Photo Library



Hyo-Jun Lee, de la Universidad Nacional de Seúl en Corea del Sur y sus compañeros, han utilizado Arabidopsis thaliana – una pequeña planta de flores de la familia de la mostaza – como modelo para estudiar este fenómeno.

Han descubierto que el tallo de la planta actúa de la misma manera que la fibra óptica, conduciendo la luz hacia los receptores situados en las raíces, conocidos bajo el nombre de fitocromos. Estos provocan la producción de una proteína denominada HY5, que favorece el crecimiento sano de las raíces.

Cuando las plantas han sido modificadas para provocar mutaciones de los fitocromos, la producción de HY5 ha disminuido. Y cuando han pasado mutaciones de HY5, sus raíces se han atrofiado y torcido de extraña manera.

Luz contra productos químicos
Para verificar si la luz era directamente transmitida a través de la planta, o si la planta activaba señales químicas circulando hasta las raíces, los investigadores han amarrado una fuente lumínica al tallo de las plantas mediante una fibra óptica. Un detector subterráneo en la extremidad de las raíces confirmaba que la luz estaba transmitida.

Además, cuando trataron individuos de Arabidopsis thaliana en la oscuridad con señales químicas comunes como el la sacarosa, no observaron ningún aumento significativo del crecimiento de las raíces, sugiriendo que esos productos químicos no estimulan el crecimiento.


Ha sido observado que la luz roja se desplaza lo más eficazmente a través de las plantas. Las grandes longitudes de onda de esta luz pueden ser favorables ya que pueden ir más lejos que las longitudes de onda azules y verdes más cortas, dice Lee.

Sin embargo, la intensidad de la luz sería demasiado débil para que las criaturas del suelo detecten una iluminación de las raíces, o para que las baterías la utilicen para la fotosíntesis, añade.

¿Su función usual?
La mayoría de las plantas tienen fitocromos, lo que sugiere que la canalización directa de la radiación solar en el tallo es un mecanismo común utilizado para optimizar el crecimiento de las raíces, cuenta Lee.

Tiene sentido ya que la señalización lumínica sería más rápida que la señalización química, explica Mike Haydon de la Universidad de Melbourne, en Australia.

El estudio sin embargo no aporta prueba definitiva, dice Haydon. Los investigadores han constatado que han sido necesarias 2 horas a partir del alumbramiento inicial para que las plantas activen sus fitocromos radiculares – más tiempo de lo previsto si la luz esta conducida direcatmente.

Además, el estudio solo ha trabajado un puñado de señales químicas que podrían servir de intermediarios móviles entre la luz, el tallo y laas raíces, añade hayton. “Esto no excluye realmente la posibilidad de una señal intermediaria móvil.”

Referencia: Science Signaling, DOI :


Son trabajos parciales, todavía sin terminar, que nos revelan cada día nuevas capacidades del mundo vegetal, probablemente una de las principales fuentes de descubrimientos científicos en los próximos años.