dimanche 18 mars 2018

125- OGM, ¿y si se reescribía la historia?

OGM, ¿Y SI SE REESCRIBÍA LA HISTORIA?

Hace poco, he tenido un interesante intercambio en Facebook sobre el problema del dicamba. El dicamba es la nueva cruzada  de las ONGs medioambientalistas.


Se trata de un herbicida selectivo de las gramíneas (es decir que no daña a las gramíneas), es decir que solo destruye las dicotiledóneas.
Una polémica ha sido lanzada desde unos meses sobre este producto. Los títulos de la mayoría de los artículos son alarmistas, como por ejemplo este “Un nuevo herbicida de Monsanto siembra cizaña” https://www.elfinancierocr.com/economia-y-politica/un-nuevo-herbicida-de-monsanto-siembra-cizana/VTFGGBWTMVCVJAQ72W64UQDBOU/story/
O también este “Lluvia de demandas contra Monsanto por el Dicamba” http://www.ecoavant.com/es/notices/2017/10/lluvia-de-demandas-contra-monsanto-por-el-dicamba-3486.php

Otra vez Monsanto, ¡¡¡es diabólico!!!

Sin embargo el dicamba es, primero lejos de ser un nuevo herbicida (registrado como herbicida en 1983, después de haber sido registrado por primera vez en 1967 http://pmep.cce.cornell.edu/profiles/herb-growthreg/dalapon-ethephon/dicamba/herb-prof-dicamba.html), y por otra parte no es, ni mucho menos, una exclusividad de Monsanto (Syngenta, BASF, Nufarm o Dupont también lo fabrican y/o lo venden).
Pero resulta que Monsanto ha tenido la idea (criticable, ya he dado mi opinión al respeto http://culturagriculture.blogspot.com.es/2015/09/53-ogm-y-porque-no.html), de crear variedades de algodón y de soja OGM resistentes a este herbicida.


Después de una larga batalla contra el glifosato en Europa, que se termina por un medio fracaso, y se encuentra aplazada a 5 años más tarde, para una eventual próxima renovación, los movimientos anti pesticidas y sobre todo anti OGM, han encontrado en el dicamba, un nuevo caballo de batalla.
Como por casualidad, resulta que la renovación de este herbicida es para el 31 de diciembre de 2018. Una fecha perfecta para  para los militantes ya calentados con el glifosato, escaldados por una decisión mal aceptada, y listos para volver a atacar en filas apretadas para una nueva cruzada.

En consecuencia vemos aparecer una cantidad incalculable de problemas colaterales debidos al dicamba, como si el uso de este herbicida (cuya volatilidad se conoce desde el principio) a lo largo de los 30 últimos años no hubiese provocado jamás ningún problema. De repente esos problemas, hasta ahora desconocidos del público, se vuelven insoportables.

Pues, ¿Qué debemos pensar de eso? ¿Hay una realidad detrás?
Probablemente, pero también probablemente muy inferior a su real gravedad, y sobre todo a su gravedad relativa, en comparación con lo que existía antes, o en comparación con otros problemas anteriores.
Moliere, famoso escritor de teatro, adaptando un antiguo refrán del siglo XIII escribía en 1672, quien quiere ahogar a su perro, lo acusa de tener rabia.

Clarísimamente es la situación actual de los incesantes ataques contra Monsanto y de manera general, contra todo lo que puede tener una relación directa o indirecta con los OGM.


Total, me lleva a una reflexión sobre esta cruzada en contra de los OGM.

¿Existe un consenso científico a propósito de los OGM? Los estudios que se pueden cuestionar son todos procedentes de trabajos realizados o financiados por el poderoso lobby pro-OGM, o al revés por el poderoso lobby anti OGM. Se puede descartar sin dudarlo todos esos estudios cuya honestidad debe ser cuestionada. Un estudio que incluye esos trabajos no puede concluir a un consenso. https://www.researchgate.net/publication/271832528_No_scientific_consensus_on_GMO_safety

Sin embargo un trabajo de comparación solo incluyendo estudios no cuestionables, concluiría muy probablemente a un amplio consenso favorable. https://www.washingtonpost.com/news/speaking-of-science/wp/2016/06/29/more-than-100-nobel-laureates-take-on-greenpeace-over-gmo-stance/?utm_term=.ff1768fa67f3
o

Pero esa no es realmente el fondo de mi reflexión.
He llegado a preguntarme, después de todas esas reflexiones previas, lo que habría ocurrido si el desarrollo de los OGM hubiese sido diferente:
A partir de una técnica inventada en 1973, el primer desarrollo comercial a gran escala de la tecnología OGM se hace por la empresa americana Monsanto, para semillas resistentes al herbicida glifosato, este siendo, en esa época, una exclusiva de la propia Monsanto.
En el aspecto del desarrollo de la empresa, no solo es muy coherente, sino que incluso es muy listo.
Excepto que era sin contar, por una parte por la incuria de algunos agricultores que han empezado a abusar del glifosato, con consecuencias para el medioambiente, la calidad de los suelos, la calidad de las aguas, y la salud de los vecinos, y por otra parte la preocupación creciente de las asociaciones de consumidores, que se han convertido progresivamente en cruzada anti pesticidas.


Ya he dicho hasta qué punto considero éticamente muy criticable esta elección estratégica de Monsanto, aunque queda claro para quien conoce un poco la agricultura, que el empleo de los herbicidas tiene una justificación en muchos aspectos. http://culturagriculture.blogspot.com.es/2015/08/50-proteccion-de-las-plantas-3.html
Pero permitir, sin control, a cualquier agricultor, no siempre escrupuloso, aplicar un herbicida directamente en el cultivo, e incluso en la parte comestible del mismo es bastante arriesgado.
Ha faltado, en los inicios de la tecnología OGM, una comisión de ética, tal como existe en medicina, para evitar los riesgos de abusos.

Porque vamos, seamos claros.
Imaginemos que los primeros OGM comerciales hayan sido por ejemplo:
-       Cultivos enriquecidos con nutrientes, como es el caso del arroz dorado, susceptible de evitar la ceguedad de 2 millones de niños al año de los que al menos 250.000 morirán por la gravedad de su carencia en vitamina A,
-       O cultivos resistentes a la sequía, como es el caso de algunas variedades de sorgo adaptadas a los climas sahelianos, o de arroz que no requiere fase de inundación, otorgando su cultivos en zonas mucho más amplías,
-       O también cultivos resistentes a ataques de insectos, permitiendo a la vez la reducción del uso de insecticidas, y el aumento de las producciones medias por reducción de daños, con la consecuencia de una reducción de los riesgos de hambruna en regiones pobres.


¿Crees de verdad que esta oposición sistemática se habría desarrollado?
¿No crees que este rechazo de Monsanto no se aproxima más a un rechazo del capitalismo deshumanizado, y no tanto a un real rechazo de un problema del que probablemente más de la mitad de los militantes ignora los verdaderos fundamentos?
¿No crees que si los OGM se habían desde el principio desarrollado con un espíritu humanista, el debate no habría probablemente nunca existido?

Estoy convencido que las organizaciones que son actualmente las más virulentas, especialmente Greenpeace, han encontrado en los OGM, un excelente medio para atraer afiliados, provocar donaciones, generar ingresos, ganar poder.

Pero mientras tanto, millones de niños siguen muriendo cuando la solución existe, pero queda bloqueada por Greenpeace.
Mira esta petición, lanzada en Avaaz hace 2 años y medio. Apenas ha pasado de las 1.000 firmas en todo este tiempo. Sin embargo se trata de salvar a miles de niños. https://secure.avaaz.org/en/petition/Greenpeace_Allow_Golden_Rice/?tLzqAbb
Mientras tanto esta otra petición, dirigida contra Monsanto, y lanzad un año más tarde, pasa de las 2 millones de firmas.

¿En qué mundo estamos viviendo?


El lavado de cerebros ha funcionado tan bien que es preferible dejar morir esos niños (están lejos, son pobres, no los vemos, y tampoco los escuchamos, es cierto), antes que cuestionar una mentira.
No se cuestionan las opiniones de Greenpeace. Tienen que ser justas.
¡Es Greenpeace, vamos!

Si hay una cosa de la que considero se puede acusar a Monsanto, es de haber matado a la tecnología OGM, por la que pretendía hacerse rica y poderosa, por puro interés económico.
Es el ejemplo típico de capitalismo salvaje, deshumanizado.

Y de la misma manera que considero que se debería acusar Greenpeace de crimen contra la humanidad por bloquear la autorización del arroz dorado, se debería también acusar a Monsanto de crimen contra la humanidad por haber matado la tecnología OGM, y todos los beneficios que podría haber aportado a la humanidad.

Porque si Monsanto no hubiese intentado enriquecerse sobre la tecnología OGM, y que Greenpeace no hubiese decidido este bloqueo total, tendríamos cultivos OGM en todo el mundo, que nos permitirían una producción con mucho menos pesticidas, y mucho menos pérdida de alimentos, la mayoría de las zonas agrícolas permitiendo a sus propias poblaciones vivir sin hambruna, y los problemas de malnutrición estarían en fase de resolución.
Total, tendríamos una agricultura mucho más sostenible, mucho más respetuosa con el medioambiente, las poblaciones las más frágiles tendrían acceso a unos alimentos procedente de su propia producción, y la agricultura ecológica habría mucho progresado ya que habría encontrado por fin los medios técnicos para poder hacerlo (los OGM serían muy probablemente autorizados en agricultura ecológica, ya que permitirían producir más, mejor, y sin impacto negativo para el medioambiente ni para el consumidor).

Otro mundo.
Pero no es el nuestro.

Imagen: http://lapressegalactique.com/wp-content/uploads/2015/10/sirenpsyche_1410204117_21-compressor.jpg

Aucun commentaire:

Publier un commentaire