mardi 13 octobre 2015

44- Greenpeace, ¿puede estar trabajando para los supermercados?

GREENPEACE, ¿PUEDE ESTAR TRABAJANDO PARA LOS SUPERMERCADOS?

La pregunta puede sorprender, ¿verdad?



Es que acaba de producirse una cosa que me ha hecho para la escritura de próximo artículo, para poder reaccionar en caliente.
Esta cosa tendrá como consecuencia principal de hacer que los supermercados ganen más dinero. ¿Será un efecto perverso? Supongo que sí, me cuesta creer que Greenpeace lo haya hecho con esa intención, pero sin embargo es lo que probablemente va ocurrir en los dos años que vienen.

Si no me creéis, aquí está la nueva idea lanzada por Greenpeace Francia: hacer una carrera al supermercado que más se acerca del cero residuo. Mira el siguiente link, en francés.

Es muy bonito en principio. Es políticamente correcto y les va a gustar a los consumidores.

Pero, ¿Qué pensáis que va a ocurrir?
Los supermercados, para poder ganar esta carrera que puede acarrear grandes beneficios, van a imponer a sus proveedores, los agricultores, normas cada vez más exigentes, cada vez más difíciles de cumplir, cada vez más caras. En paralelo, los riesgos de podredumbres en las tiendas o en los hogares se van a disparar. Es que los fungicidas contra las podredumbres de conservación son la principal causa de presencia de residuos de plaguicidas en frutas y hortalizas.
Será un motivo más para bajar los precios al agricultor, ya que los productos podridos, en cantidad superior que anteriormente, serán deducidos del pago. El agricultor, al final, tendrá que trabajar más, asumir una mayor toma de riesgos, para al final cobrar menos.
Pero también será un buen motivo para subir los precios al consumidor. Es normal, ya que es más difícil conseguir frutas y hortalizas sin residuos. Alguien tendrá que pagar la diferencia, ¿verdad?
Al final el consumidor  encontrara frutas y hortalizas sin residuos, es cierto, pero más caros, con mayor riesgo de podredumbre, y todo en detrimento de los agricultores, y por el beneficio de los supermercados.

¿Os parece que estoy exagerando?
Pues preguntad a otros agricultores, que también trabajan con supermercados, si existe una relación, incluso débil, entre el precio pedido al consumidor y el precio pagado al agricultor.
Preguntadles también cómo reacciona una cadena de supermercados o su central de compras, cuando un lote de pudre, o si hay reclamaciones, aunque el agricultor no tenga la culpa, por ejemplo por haber tardado demasiado en vender un lote. Pues simplemente por una deducción de las pérdidas del pago final. Y si el agricultor no manda a alguien en el sitio para verificar el problema y negociarlo, se le puede rechazar un camión entero, considerado defectuoso con una sola caja problemática.


De momento, la carrera solo afecta a la manzana y la patata, peor parece evidente que pronto, quizás antes del final de esta primera etapa, el principio será ampliado a todas les frutas y hortalizas.

Por otra parte, ¿Quién ganara? No lo sé. Lo que sí sé, es que el ganador disfrutara de una publicidad descomunal, podrá acumular beneficios sin duda igual de descomunales, sin esfuerzo ni gasto de marketing. Fijaros pues, es Greenpeace que se va hacer cargo. ¡Es inesperado!
El mejor reclamo para los supermercados, asumido por Greenpeace. Es humor, sin lugar a dudas.

Pues sí, en este caso, uno tiene derecho de preguntarse cuáles son las verdaderas intenciones de Greenpeace.

Aucun commentaire:

Publier un commentaire