dimanche 7 août 2016

85- La ilusión vegana

LA ILUSIÓN VEGANA
O ¿COMO SE PUEDE SER VEGANO?

Eres vegano o vegana, porque rechazas el sufrimiento animal. Con este cambio en tu alimentación, has hecho un acto militante para decir que no eres un bárbaro, que respectas a los animales que son seres sentientes (que tienen la capacidad de sufrir). Vas mucho más allá de lo que hacen los vegetarianos, ya que rechazas cualquier alimento de origen animal como los huevos, los lácteos, ya que te opones al principio de la ganadería.

Ese respecto pasa, para ti, por un respecto más general de la Naturaleza, que hace que rechazas normalmente también la agricultura convencional, ya que lucha contra un gran número de animales, “enemigos” des los cultivos, sean insectos, ácaros, roedores, gasterópodos u otros, gracias al empleo de plaguicidas, de cebos o de trampas.

Te provees a menudo directamente en la finca si tienes la posibilidad de hacerlo, y en las tiendas de productos ecológicos sino.

Foto: http://www.vomhof.ch/fileadmin/Vomhof/Headerbilder/Hofladen_buehler.jpg

Aquí haces un primer error, ya que los agricultores ecológicos tienen los mismo problemas y luchan también contra los “enemigos” de los cultivos, sean insectos, ácaros, roedores, gasterópodos u otros, gracias al empleo de plaguicidas, de cebos o de trampas. Muchos consumidores asocian la agricultura ecológica con el no-uso de plaguicidas. Es totalmente falso. Sin embargo, las encuestas de percepción de que es la agricultura ecológica escasean. A continuación una encuesta reciente realizada en Francia muestra que más de 50% de la población no sabe que la agricultura ecológica emplea plaguicidas. (en francés)

La agricultura ecológica emplea plaguicidas cada vez que la gestión del cultivo lo requiere, pero de origen natural, cuando los agricultores convencionales, además de los productos naturales, tienen la posibilidad de emplear productos de síntesis. Existe una larga lista de plaguicidas autorizados en agricultura ecológica, que tienen los mismos efectos y a menudo tienen los mismos defectos que los plaguicidas de síntesis. Pero son de origen natural.
¿Por eso son mejores? No, solo son de origen natural e incluso no siempre. Podríamos discutir mucho tiempo el origen natural de productos como la deltametrina, el spinosad o las feromonas, muy empleados en agricultura ecológica, pero cuya SÍNTESIS es totalmente industrial y química.
Puedes consultar
Pero me estoy alejando del tema.

Todo eso era para decir que compras alimentos ecológicos para seguir tu lógica filosófica. De esta manera te aseguras que no tienes incidencia en relación con la explotación animal y el maltrato a los animales.

¿De eso no hay duda?

Siento mucho decirte que te equivocas, en este punto también. La agricultura ecológica emplea numerosos subproductos de ganadería. Y en ganadería, los animales van a ser ordeñados, esquilados, explotados o abatidos, ¿no?

Pero, ¿de qué subproductos estamos hablando?

Pues por ejemplo del estiércol, abono natural animal muy conocido, cuyo origen no presenta duda alguna y que es la base misma de la fertilización en cultivos ecológicos. Por supuesto el estiércol procederá de ganadería ecológica, pero que sigue siendo ganadería, con todo lo que conlleva y que rechazas frontalmente.

Foto: http://www.science-et-magie.com/PLANTES/images/fumier.jpg

Pero los estiércoles no son siempre equilibrados con respecto a lo que necesita el cultivo. Pues puede ser necesario aportar micro-elementos o aminoácidos, total complementos nutricionales para plantas. Una forma efectiva, económica, y finalmente muy común para aportar todo esos es la sangre. Sí, la sangre, un subproducto de los mataderos. Sangre de buey especialmente, o de aves o de cordero, que no se usan con frecuencia en alimentación humana, al revés de la sangre de cerdo.
Si el agricultor necesita reforzar la nutrición cálcica de sus cultivos, con también un complemento en fósforo, puede aportar harina de huesos, otro subproducto de los mataderos. La harina de huesos puede también tener un efecto segundario interesante como repelente de roedores, que también aprecian frutas y hortalizas ecológicas.
También se puede hablar de bioplaguicidas, con propiedades fungicidas y bactericidas, de los que uno, recientemente descubierto, y cada vez más empleado es el quitosano, un polímero natural extracto de las cáscaras de crustáceos (gambas, langostinos, bogavantes, cangrejos, etc.), con lo que es un subproducto de la industria de la pesca.

¡Qué horror! ¿Quizás estés pensando ya en buscar refugio en la biodinámica, que por lo menos, no emplea ni plaguicidas ni fertilizantes, incluso si son ecológicos? Es cierto, en eso tienes toda la razón. La biodinámica es una agricultura a parte que busca el equilibrio entre el cultivo y su entorno por vía específicas. Es más difícil de encontrar, ya que la producción es muy marginal, y más difícil a implementar por parte del agricultor, especialmente en frutas y hortalizas, pero por lo menos, estamos seguros de lo que vamos a encontrar.

¿De eso no hay duda?

Dos de las preparaciones principales de la biodinámica, sin las cuales no hay agricultura biodinámica, ya que son los elementos básicos del método, son la bosta de cuerno (preparación 500) y la sílice de cuerno (preparación 501).

Foto: http://unboutdebois.com/WordPress3/wp-content/uploads/2013/10/IMG_4267.jpg

Estas dos preparaciones, tal como lo indica el nombre, emplean cuernos de vacas, y en gran cantidad. En un caso, el cuerno se llena con bosta fresca (otro subproducto de la ganadería), en el otro con sílice, antes de quedar enterradas durante varios meses, para seguir su proceso de preparación, antes de extraer un principio activo que será pulverizado en los cultivos.
¿Y dónde se encuentran cuernos en cantidades importantes?
En los mataderos, me lo temo…
La biodinámica empleo 6 otras preparaciones, destinadas al compostaje. La preparación 502 necesita vejiga de ciervo, la 503 intestino delgado de buey, la 505 cráneos de animales domesticados, y la 506 el mesenterio de vaca. Total, la agricultura biodinámica necesita muchos animales muertos.
Además, la agricultura biodinámica privilegia la tracción animal sobre la tracción mecánica, empleando bueyes, mulas o caballos de tracción. 

Foto: http://vernoux.org/ecodyn/wp-content/uploads/2014/04/Pulve%E2%95%A0%C3%BC-traction-animale.jpg

Los enormes esfuerzos físicos y las posibles dolencias que supone para esos animales, ¿son compatibles con el veganismo?

Desesperado(a), decides que vas a producir tú mismo(a) tus frutas y hortalizas, y todos tus alimentos, de manera totalmente natural, en tu jardín, bajo tu propia responsabilidad y sin la ayuda de nadie, para quedar seguro(a) del origen de lo que vas a comer.
Bueno, primero si eres urbano(a), lo que es el caso de muchos veganos, ideología poco preciada en el campo, vas a tener que cambiar de vida. Un jardín, para alimentar a una familia todo el año, no es fácil hacerlo en un apartamento de dos habitaciones en el centro de la ciudad.
Borremos este inconveniente. Cambias de vida y te instalas en el campo.
¡Vas a poder preparar tu huerta! ¡Por fin!
Hay que arrancar las malas hierbas, arar, voltear el suelo para descompactarlo, prepararlo para dejar el sitio limpio antes de sembrar o de plantar tus futuros alimentos. Pero labrando, vas a dañar seriamente la fauna y la microfauna del lugar. Pero vamos, digamos que es un sacrificio necesario.
Las plantas van a tener que alimentarse. Van a asimilar elementos nutritivos en el suelo. ¿Pero de donde proceden esos elementos nutritivos? De la descomposición de restos vegetales, pero también de la descomposición de restos animales. La fauna y microfauna del suelo viven y mueren, para después ser descompuestas y los elementos minerales que contienen quedan puestos a disposición de la flora local.
Borremos este inconveniente, ya que es el ciclo de la vida, y que los humanos no tienen nada que ver con ello.

Cuando tus cultivos están instalados, los observas con ganas. ¡Qué bonitos tomates, cereales, manzanas, calabacines y más! ¡Que gusto!
Es cierto, pero no eres el único en admirar esta maravilla de la Naturaleza con ganas. Una cantidad alucinante de animales de todos tipos y de todos los tamaños le pone interés, como por ejemplo caracoles, babosas, roedores, aves, jabalíes, ciervos, pulgones, ácaros, cochinillas, nematodos, coleópteros, lepidópteros, dípteros, hemípteros, tisanópteros, y me dejo unos pocos atrás…

Foto: http://plandejardin-jardinbiologique.com/wa_images/lapin%20dans%20un%20potager.jpg

Te vas a encontrar con otro problema:
o bien aumentas (mucho) el tamaño de tu huerta o de tu huerto, para que den en cantidad suficiente para ti, tu familia y para toda la increíble fauna del lugar,
o bien tendrás que recurrir a trampas, repelentes, e incluso, incluso, incluso… a los plaguicidas (ecológicos por supuesto).
Total, vas a tener que agredir, repeler, o incluso matar a muy numerosos animales.

La vida es dura. Es una lucha por los alimentos, une lucha para la supervivencia.
Y me temo mucho que el veganismo solo sea una ilusión, un movimiento intelectual que procede sobre todo de la ignorancia del funcionamiento de la Naturaleza. Solo somos uno de sus componentes. El ciclo natural implica de manera obligatoria para todos los animales y todos los vegetales, aprovechar la muerte de los demás para su propio beneficio, y luchar día tras día, paso a paso, para su propia supervivencia y para la competencia sobre los alimentos.
El ser humano no puede de ningún modo descartar la explotación, voluntaria o involuntaria de los animales. Es la ley de la Naturaleza.
Pero seamos positivos, eso no quiere decir que hay que aceptar el maltrato animal. Al revés, estoy favorable a la imposición en agricultura de una carta de buenas prácticas de ganadería y de buenas prácticas de matanza.
Varios escándalos han salido a la luz recientemente y es inaceptable, pero no creo que el rechazo al consumo de cualquier producto o subproducto animal sea una solución.

Es una ilusión. Cada uno puede aceptar la evidencia, o no. Pero no cabe duda.
El vegetarismo y el veganismo son seguidos, con toda la buena fe del mundo, por personas que ignoran la realidad de las cosas, y que no son conscientes (o que se niegan a verlo) que son ante todo, un objetivo de marketing.
Pues sí, eres un mercado muy goloso de personas dispuestas a pagar al mayor precio, productos de los que te crees que son compatibles con tus convicciones.
Formas parte de los nichos de mercado, del mismo modo que los celiacos y alérgicos de todos tipos, dejando unos márgenes muy lucrativos a todos los productos sin gluten, sin lactosa, sin azúcar, sin fosfato, sin carne, o veganos.

Pero estoy seguro que eres totalmente coherente con tus convicciones.
Por este motivo, no tienes en tu casa,
Nada que sea de piel, ni sofá, ni asientos de coche, ni cartera, ni guantes,
Nada que sea de cuerno, ni peine, no cuchillos antiguos,
Nada que sea de pelo, ni cepillo, ni pinceles, ni gorro, ni colchón o asiento de crin, ni cuellos,
Nada que sea de marfil, ni falso marfil que es hueso,
Nada que sea de otros derivados de animales, como pantallas hechas en vejiga, por ejemplo.
No empleas tampoco ningún producto de belleza que contenga grasa animal.
Y por supuesto, no tienes tampoco ninguna ropa de lana, mohair, merinos, shetland, pashmina, alpaca, angora, ni zapatos, pantalones o chaqueta de cuero, camisas o pañuelos de seda, sin hablar desde luego de pieles, pero es obvio.

Foto: https://potterfs.files.wordpress.com/2008/10/pasmina.jpg

Es que es muy difícil ser realmente vegano. Hasta diría yo que es casi imposible.
¿Cómo se puede ser vegano?

Desde que el mundo es mundo, el ser humano es omnívoro y mata a animales para aprovechar casi todo, la carne, la piel, los huesos o las vísceras para sus necesidades.

Venga, seas razonable, un poco de carne, sin exceso, bien elegida, producida por agricultores concienzudos y respetuosos, como afortunadamente los hay mucho, procedente de animales bien criados, matados en las mejores condiciones posibles, no me parece ser un crimen contra la animalidad.

1 commentaire:

  1. Enhorabuena, tu artículo tiene información muy interesante.

    Imagino que muchos veganos no pueden ir tan lejos al evitar afectar a cualquier vida animal, es imposible. Seas vegano o vegetariano, o no, es importante asegurar el bienestar animal.

    Un saludo

    RépondreSupprimer