jeudi 28 février 2019

143- Las alternativas a los pesticidas -3- Los pesticidas


LAS ALTERNATIVAS A LOS PESTICIDAS -3- LOS PESTICIDAS

¿Se puede sustituir los pesticidas por otros pesticidas?
No solo es posible, sino que en la actualidad es la solución más empleada por los agricultores ecológicos y la más sencilla para ellos.

Imagen personal

Veamos.

Cuando se hable de pesticidas, la sociedad generalmente solo piensa en los pesticidas sintéticos. Raramente se habla de los pesticidas autorizados en agricultura ecológica, bastante numerosos, y cuyos efectos indeseados no son nada despreciables. Toxicidad para los suelos, para los peces, para las abejas, disruptores endocrinos, las consecuencias de su uso se aproximan generalmente mucho de los pesticidas sintéticos. La única cosa, fundamental, que les diferencia, es su origen natural en vez de sintético.

Mucha gente piensa también que la agricultura ecológica es una manera de reducir el “poder” de las grandes multinacionales de la agroquímica. Es un error, ya que hace muchos años ya que, viendo el cambio de tendencia, han invertido masivamente en la investigación de soluciones ecológicas para la protección de los cultivos.
Es así como uno de los principales insecticidas ecológicos del mundo, y actualmente uno de los insecticidas más empleados independientemente del método de producción, el spinosad (cuya toxicidad para las abejas es muy conocido y ampliamente documentado), ha sido descubierto en 1985, luego producido a gran escala por el gigante americano de la agroquímica Dow Chemical (ahora también propietario de Dupont). La fabricación de este pesticidas, producido por bacterias, se hace en fábricas ultramodernas, muy lejos de la imagen romántica de la fabricación manual de los pesticidas a base de decocción de plantas.
Del mismo modo, la extracción de piretrinas naturales empleadas en agricultura ecológica se realiza a partir de una producción industrial intensiva en monocultivo empleando pesticidas sintéticos a gran escala, también muy lejos de la filosofía de la agricultura ecológica (http://culturagriculture.blogspot.com/2017/04/104-natural-vs-sintetico-4-de-la.html).


Obviamente también existe un importante trabajo de fabricación artesanal de pesticidas, generalmente extractos de plantas o fermentaciones. Su eficacia es muy variable, ya que depende de las condiciones de fabricación (temperatura, luz, calidad del agua utilizada, concentración de las plantas en principios activos, saber-hacer del preparador, etc.).
Algunos fabricantes, en general empresas locales o nacionales, raramente multinacionales, proponen productos formulados en base a las mismas plantas, que tienen la ventaja de aportar al agricultor cierta garantía de homogeneidad y una gran facilidad de uso.

Pero creo que lo más interesante en este aspecto es la investigación, por numerosas empresas, grandes o pequeñas, universidades e institutos de investigación, de soluciones alternativas procedentes de la naturaleza para sustituir a los pesticidas sintéticos.

La naturaleza (especialmente las plantas, los hongos y las bacterias) no dejan de sorprendernos por su gran creatividad en las soluciones que ha desarrollado para defenderse de las agresiones externas. (http://culturagriculture.blogspot.com/2015/09/52-el-espiritu-de-las-plantas-2.html).
La investigación científica no para de hacer descubrimientos que muestran por una parte que nuestra alimentación es muy cargada de toxinas naturales de una gran diversidad, y por otra parte que muchas toxinas pueden tener usos agrícolas interesantes.


Es así como varios estudios (el más famosos es americano, del año 1999, por el profesor Bruce Ames y su equipo, de la Universidad de Berkeley https://toxnet.nlm.nih.gov/cpdb/pdfs/Paracelsus.pdf) han intentado analizar y cuantificar las toxinas naturales presentes en nuestra alimentación.
Los resultados son muy sorprendentes, y sobre todo son contrarios a las ideas preconcebidas: consumimos diariamente aproximadamente 10.000 veces más toxinas naturales que residuos de pesticidas sintéticos.
Dicho sea de paso, este estudio tiene ya 20 años. Desde entonces, las técnicas de protección de los cultivos han evolucionado, las moléculas han sido modernizadas y sus dosis de empleo han sido considerablemente reducidas.
Basándome en mis propios análisis de residuos, que he empezado a hacer en 1997, estimo que las cantidades de residuos presentes en los alimentos se han reducido de 10 a 20 veces desde esa época. Sin embargo nuestros alimentos no han evolucionado mucho y mantienen muy probablemente unos niveles similares en toxinas naturales.
Esto nos lleva, suponiendo que mi estimación sea correcta, a una proporción de 100.000 a 200.000 veces menos residuos de pesticidas sintéticos que de toxinas naturales absorbidas diariamente con nuestra alimentación.
Puede leer el artículo siguiente, en español https://www.um.es/lafem/Nutricion/DiscoLibro/07-Modificaciones/Saber%20mas/07-12.pdf que hace un resumen rápido de dicho estudio.

Cierro este inciso para decirte que, para lo que me interesa hoy, esos estudios tienen sobre todo el interés de demostrar que el mundo vegetal contiene un gran número de posibilidades de extracciones de moléculas naturales que podrían ser utilizadas en agricultura, con efectos fungicida, insecticida, repelente, nematicida e incluso en algunos casos herbicida.
El mismo estudio de Bruce Ames enseña por ejemplo que una simple taza de café contiene más de 1000 compuestos químicos y toxinas naturales.


Muy recientemente (la publicación es del 1 de febrero 2019), una posible alternativa ecológica ha sido descubierta para sustituir el muy mediático y muy controvertido y muy odiado glifosato https://www.nature.com/articles/s41467-019-08476-8.
Esta molécula, un azúcar hasta ahora desconocido, es producida por una bacteria, Synechoccus elongatus, que la hace una alternativa ecológica, con  un modo de acción muy similar al glifosato, lo que sería una garantía de polivalencia y de eficacia.
Representaría sobre todo una verdadera solución para las dificultades de control de hierba, uno de los grandes problemas mal resueltos en agricultura ecológica.
Puedes leer sobre este tema el artículo publicado por Mundo Agropecuario https://mundoagropecuario.com/azucar-inusual-de-cianobacterias-actua-como-herbicida-natural/

Queda averiguar si esta molécula corrige los “defectos” del glifosato, y en cuantos años el agricultor podrá emplear libremente esta nueva molécula natural.

Numerosos pesticidas naturales existen, basados en extractos vegetales en la mayoría de los casos: nicotina, piretrinas naturales, aceite de neem, fermentación de ortigas, extracto de pepitas de cítricos, extracto de ajo, extracto de lavanda, extracto de hojas de tomate, extracto de guindilla, rotenona, extracto de canela, aceites vegetales, etc.
Algunos son fácilmente disponibles para los agricultores, otros deben ser fabricados artesanalmente, otros aún son objetos de restricciones o de prohibiciones por los problemas medioambientales o sanitarios que presentan.


Total, los pesticidas ecológicos tienen mucho futuro, siguen siendo pesticidas, con inconvenientes similares a los pesticidas sintéticos, pero su origen natural hace que su empleo se permite a los agricultores ecológicos y no supone un problema para los fundamentalistas del ecologismo. La global falta de conocimiento de sus efectos secundarios sobre la salud y el medioambiente tampoco.
Presentan una gran ventaja para los agricultores: no hay cambio fundamental en las técnicas y métodos de producción. Pueden mantener sus costumbres de trabajo, sustituyendo los pesticidas sintéticos por sus equivalentes ecológicos.

El punto más flojo en la actualidad es la falta de soluciones ecológicas en muchos casos. Es probable que, gracias a las grandes inversiones que se realizan en la investigación científica en el mundo, novedades sigan apareciendo a buen ritmo.

Veremos más adelante que otras técnicas pueden representar un profundo cuestionamiento de las costumbres del agricultor.
El futuro, lógicamente, debe contemplar todas las técnicas disponibles.

Aunque grandes progresos se estén realizando, sigo pensando que es muy desafortunado y perjudicial querer negar a la agricultura, al menos hasta disponer de alternativas verdaderas, de soluciones efectivas, actualmente bien conocidas y poco problemáticas si se emplean bien, solo basándose en una ideología que no se basa en ninguna realidad tangible ni demostrada.

Y no nos ilusionemos, los estudios recientes o actuales sobre la caída importante de las poblaciones de insectos o de aves no mejoraran con la prohibición de los pesticidas sintéticos. Los pesticidas naturales tendrán efectos secundarios muy comparables cuando serán empleados a gran escala.
Solo se puede pensar, pero sin prueba de momento, que su biodegradabilidad será más rápida (sin excluimos los de origen minero, imprescindibles en ecológico, como el azufre o el cobre.



Aucun commentaire:

Publier un commentaire