dimanche 19 juillet 2015

49- El espíritu de las plantas -1- Mimetismo

EL ESPÍRITU DE LAS PLANTAS – MIMETISMO

Las orquídeas son plantas consideradas entre las más avanzadas. Algunos tipos, por ejemplo las del genero Ophrys, bastante frecuentes en Europa, han sabido evolucionar para atraer a sus insectos polinizadores, casi siempre específicos, para darse todas la posibilidades de polinización. Han sido capaces de modificar sus flores para que se parezcan a las hembras, de manera de atraer el macho que se encargara, sin saberlo, del trabajo de polinización.

El estratagema es muy elaborado:

La flor libera unos aromas que copian a la perfección las feromonas del insecto, las que le permiten al macho localizar a la hembra des grandes distancias.
Cuando el macho se encuentra cerca, debe poder reconocer visualmente la hembra. Por consecuencia, la flor se ha disfrazado de hembra, es decir que viste los colores y los dibujos que el macho reconocerá del primer vistazo.
Ahora, el macho debe ponerse encima de la flor. Y con el fin de que lo haga, y de que nada lo pueda hacer dudar, la flor se ha dotado de una pilosidad muy característica de la hembra.
La trampa esta lista, y funciona de maravilla. El macho se deja engañar hasta el último segundo. Se va entonces rendir homenaje a la Señora, pensando que está cumpliendo con su deber de supervivencia de su propia especia. En realidad está realizando una obra esencial para la supervivencia de la orquídea.

Es un magnífico ejemplo de adaptación de una especie a su entorno. De hecho, las orquídeas se sitúan entre las plantas que han desarrollado las estratagemas los más sofisticados. Es fantástico y maravilloso. Numerosos científicos y botánicos se interesan a las orquídeas, precisamente por la gran sofisticación de sus procesos de reproducción y de polinización. Incluso Darwin redacto un libro entero dedicado a estas plantas “La fecundación de las orquídeas”.

A continuación algunos ejemplos, entre los muchos que existen.  

Ophrys apifera
Ophrys insectifera
Ophrys lutea
Ophrys sphegodes
Ophrys scolopax
Ophrys fusca

Pero intentemos mirarlo de más cerca, desde un punto de vista de observador no científico. Intentemos reflexionar sobre la génesis de este proceso.
¿Imaginas la complejidad de los mecanismos que la planta ha tenido que poner en marcha para conseguir esta hazaña?
Pues no es cosa fácil. Ponte en el lugar de una planta inmóvil, sin visión, sin capacidad de análisis, e intenta adaptarte a una situación tan compleja.

Analicemos los pasos que ha tenido que seguir.

Primero ha tenido que determinar, “tomar conciencia” de su problema de polinización, y de su complejidad.
Luego ha tenido que elaborar, “imaginar” un plan, una solución de supervivencia, ya que sin polinización, no hay descendencia posible, y es el riesgo de extinción de la especie.
Ha tenido que detectar, y luego observar su único insecto polinizador, su vida, sus costumbres.
Ha tenido que determinar las feromonas que la hembra produce para que el macho la pueda localizar.
Ha tenido que observar la hembra lo suficiente para ser capaz de saber, con todo detalle a que se parece físicamente.
Y para terminar, y para que el plan funcione, ha tenido que realizar un proceso de auto-transformación de manera de imitar perfectamente el insecto.

Es voluntariamente que le presto a la planta una voluntad, un pensamiento, una reflexión de la que, con toda probabilidad no dispone, o por lo menos no en forma en que nosotros, humanos, somos actualmente capaces de entenderlo.

Es que hay que reconocer que es un proceso de una gran complejidad, que pone en acción sentidos como el olfato, la vista el tacto, además de una capacidad de observación, de reflexión y de imitación increíbles, que normalmente solo se atribuyen a los animales.


¿Quién ha dicho que las plantas no piensan?
¿Existe una forma de inteligencia vegetal?

Es evidente que las plantas no tienen cerebro, con lo que no tienen capacidades cognitivas  y sensoriales del mismo tipo que los animales. Sin embargo, es cierto que mecanismos complejos, que obedecen a la necesidad imperiosa de resolver un problema grave están puestos en marcha por las plantas. Numerosos científicos y sus equipos trabajan para entender los mecanismos de comunicación y de adaptación de las plantas frente a las situaciones en las que su entorno las pone.

No pretendo responder a cuestiones cercanas a cuestiones metafísicas, pero voy a comunicar algunos descubrimientos, algunos trabajos científicos extremadamente sorprendentes, y totalmente apasionantes.

No se puede excluir que pueda eso modificar profundamente tu visión del mundo vegetal. Incluso es posible que ya no puedas mirar a las plantas de la misma manera.


Que nadie diga que no lo advertí…

Aucun commentaire:

Publier un commentaire