dimanche 31 juillet 2016

83- El espíritu de las plantas -6- ¿Espionaje o colaboración?

¿ESPIONAJE O COLABORACIÓN?

Los suelos de serpentinas son formaciones minerales muy duras y rocosas, extremadamente ricas en cobalto, níquel, cromo, potasio y fósforo. Esas condiciones son casi opuestas a las necesidades de la mayoría de las plantas, que buscan en general suelos poco compactos, con buen drenaje, y bastante poco cargados de minerales, para poder tener ahí un desarrollo sano, con un bien equilibrio nutricional.
Sin embargo las serpentinas albergan una vegetación específica, constituida en general de plantas de bajo desarrollo, a menudo coníferos, de tipo matorral.

Foto: http://www.californiachaparral.com/images/600_DSC_0113_II.jpg

Un equipo de investigadores del Centro John Innes en el Reino Unido, se han preguntado cómo plantas adaptadas a condiciones de vida “normales” pueden conseguir implantarse, vivir y multiplicarse en un medio tan extremadamente hostil.

Para poder estudiar esta cuestión, han recogido semillas de varias poblaciones de Arabidopsis arenosa, una prima hermana de la famosa Arabidopsis thaliana, la planta preferida de los laboratorios. La meta era de estudiar le genoma de poblaciones que viven en suelos fértiles, y compararlo con el de plantas que viven en suelos de serpentina.
Para eso, han buscado distintas poblaciones de A. arenosa establecidas en toda Europa, algunas de las cuales en suelos de serpentina.
A continuación sembraron las semillas cosechadas para estudiar el genoma de las plantas nacidas de esas siembras.

Foto: http://blog.garnetcommunity.org.uk/wp-content/uploads/2015/07/Arabidopsis-arenosa02.jpg

Por su gran sorpresa, descubrieron que A. arenosa serpentina presenta un genoma ligeramente diferente, con caracteres procedentes de otra planta, en concreto de Arabidopsis lyrata, otra prima hermana, habitualmente adaptada a la vida en las serpentinas. Esos genes no son presentes en las poblaciones “normales” de A. arenosa.
La hipótesis formulada por ahora es que A. arenosa ha conseguido “tomar prestado” el gen que le permite sobrevivir en condiciones tan difíciles.

Los investigadores deberán ahora identificar exactamente los mecanismos naturales que han llevado a esta unión de genes, entre plantas vecinas, pero a priori incompatibles.
Otra cuestión será saber si una planta ha “tomado prestado” esos caracteres, o si es su prima hermana quien se los “presto amablemente”.
Un apasionante debate sobre la “psicología vegetal” en perspectiva.

Es muy sorprendente constatar que las plantas, de manera totalmente espontánea y natural, son capaces de aprovechar genes de especies vecinas, con el fin de adaptarse a un medio hostil.
Son OGM naturales, cuya finalidad es, como siempre, la supervivencia de la especie.

Lo que significa que, en el mundo vegetal también, la necesidad es ley.


Otra nueva capacidad hasta ahora desconocida del mundo vegetal, que no deja de sorprendernos.

Foto: http://flora.nhm-wien.ac.at/Bilder-A-F/Cardaminopsis-arenosa-1.jpg

Aucun commentaire:

Publier un commentaire